jueves, 28 de junio de 2012

El feminismo: una propuesta vigente




Comprender las cosas que nos rodean
es la mejor preparación para comprender
las cosas que hay más allá.

Hipatia

Guisela López[1]

El feminismo constituye una propuesta política que desde su surgimiento, hace ya varios siglos, se ha caracterizado por su profundidad de pensamiento, partiendo de una visión crítica de la realidad ha tenido la capacidad de plantear alternativas para la vida de las mujeres. Siempre me ha maravillado la capacidad de respuesta que desde la propuesta feminista se han articulado ante las más disimiles situaciones de desigualdad e injusticia que han enfrentado las mujeres a lo largo de los tiempos.
Mientras otros movimientos se han estancando o se diluyen hasta llegar a un punto donde no logran  aportar salidas, la propuesta feminista se renueva constantemente. Con cada mujer que se encuentra en el discurso feminista se abren nuevas perspectivas, cada quien aporta singularidades enriqueciendo la pluralidad de la propuesta, su identidad diversa.  Y es que llegar al feminismo es tener la oportunidad de hallar explicación a ese malestar latente, que si bien habíamos experimentado no lográbamos nombrar.  El feminismo nos permite comprender esas sensaciones de incomodidad que tantas veces enfrentamos con una pareja, en un grupo de estudio, en nuestro lugar de trabajo o en nuestra familia. Esa sensación de que no se reconoce nuestra valía, de que se nos inferioriza, nos sentimos obligadas a asumir roles determinados o a renunciar a nuestros derechos. 
El feminismo nos permite comprender nuestra vida, historizarla en razón de la vida de otras mujeres, teorizar sobre ella, diluyendo la frontera entre conocimiento y vivencia: hacer político lo personal. Nos ayuda a desmontar mitos que nos han mantenido aisladas, inmovilizadas, expuestas a los diversos mecanismos de dominación del patriarcado. Subsumidas en la creencia de que “la desigualdad es algo natural”, que existe una “enemistad histórica entre mujeres”, de que las mujeres “somos incomprensibles” y “nacimos para sufrir”. Encontrar explicación a toda esa suerte de artilugios con que se han empeñado en mantenernos bajo su sujeción, es encontrar la llave de nuestra liberación. 
Es por ello que llegar al feminismo resulta trascendental, ya que a partir de ese momento la estructura de dominación se hace visible y dejamos de darnos golpes de pecho, al encontrar la clave de la desigualdad en el orden de los géneros. A partir del feminismo vemos la vida con nuevos ojos, aceptamos la invitación de Celia Amorós para portar a manera de monocular un “sospechometro”, se nos hace tangible el techo de cristal que caracteriza Amelia Valcárcel, reconocemos esos cautiverios que tan bien describe Marcela Lagarde. Nos es posible desmontar la locura que teoriza Franca Basaglia y la mística de la feminidad descrita por Betty Friedan. Nos apropiamos de la ética del placer propuesta por Gracielo Hierro, de la sororidad de las feministas italianas, de la palabra con Helén Cixous.  Nos vamos convirtiendo en esa mujer nueva anunciada por Alexandra Kollontai.
El feminismo nos abre nuevas perspectivas de la historia, del conocimiento, del amor, nos permite posicionarnos en nuestras vidas: reivindicar la rebeldía, revalorar nuestro disenso, gustar de nuestro cuerpo, demandar el cumplimiento de nuestros derechos, afirmar nuestras decisiones, potenciar nuestra creatividad, sensualidad y alegría, incluso atrevernos a soñar. 
El feminismo nos ofrece la posibilidad de vislumbrar un mundo propio, romper con los cánones impuestos, desarrollar nuestras propias visiones. Valorar nuestros propios haberes y saberes. El feminismo nos aporta elementos para alejarnos por nuevos caminos, cada vez más distantes de la “aprobación masculina”, del “deber ser”, de la “doble moral”.  En pleno tercer milenio el feminismo ofrece alternativas de ser, a mujeres de todas las edades, de distintas nacionalidad, de diferentes latitudes y grupos étnicos. Nos ofrece la posibilidad de reinventarnos y encontrar nuevos significados a nuestro transitar por el mundo.
Desde el feminismo hemos creado una nueva comunidad simbólica: la de las mujeres.  En ella nos reconocemos sujetas, protagonistas, nuestras historias – han roto por completo con los épicos mega relatos del pasado – ya no nos impresionan  las temerarias hazañas de jactanciosos héroes, hace tiempo que nos cansamos de esperar ser rescatadas, que dejamos de creer en los príncipes y abandonamos las  altas torres.  Ahora nosotras escribimos nuestras historias, historias que narran los recorridos de mujeres diversas, en mundos que apenas empiezan a inventarse.



[1] Escritora feminista Guatemalteca. Investigadora y docente. Coordinadora del Seminario de Literatura Feminista y Ciudadanía y de la Cátedra Alaíde Foppa avalada por el Instituto Universitario de la Mujer IUMUSAC y el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM.

7 comentarios:

  1. El artículo nos muestra como con el feminismo las mujeres han encontrado salidas para toda la vida de frustración que a través de los años venían sufriendo debido al patriarcado.
    Me gustó mucho el artículo porque con claridad y sencillez nos explica los logros que el feminismo ha logrado al ir cambiando a la sociedad y las mujeres han aprendido a valorarse, a quererse y ver que sí pueden volar. felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por la sencillez y claridad sobre el concepto de feminismo aquí y ahora

    ResponderEliminar
  3. El artículo es muy claro,para quien tenga dudas respecto a lo que es el feminismo, les recomiendo este artículo. Pero no sólo es eso, el artículo es esperanzador, gracias por ello.

    ResponderEliminar
  4. El encuentro de objetivos comunes a todas las mujeres en su derecho al desarrollo integral desplazamientos y reinvidicaciones en cuanto a calidad de vida humana es lo que costituye la equidad en el mundo. Felicitaciones a todas las guatemaltecas academicas,profesionales,artesanas;en su lucha firme porque nuestro pais Guatemala recobre su eterna primavera.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que la nota es buena, pero lo es desde una concepción eurocentrada y clásica del feminismo. Creo que a estas alturas estamos en la condición de sospechar de ciertas formulas universalista del concepto mujeres y la mirada que produce sobre "la condición femenina". Hace ya más de 30 años feministas racializadas y etnizadas de todo el continente han venido produciendo a contrapelo de las autoras clásicas que aquí son mencionadas, un saber que confronta muchas de las grandes verdades preconizadas por esta teoría feminista occidental y occidentalista. Ya sabemos las críticas que por ejemplo se le han hecho a la obra de feministas como Betty Friedman, a las ideas defensoras a ultranzas del iluminismo y la modernidad de Amorós, así como a lo problemático de la mirada unificadora y esencialista de las mujeres de Lagarde o Valcárcel. En franca oposición a estas ideas el black feminist y el feminismo de color en los EEUU, pensadoras feministas latinoamericanas como Sueli Carneiro, María Lugones, Ochy Curiel, Yuderkys Espinosa, Julieta Paredes, Breny Mendoza, Silvia Rivera Cusicanqui, Rita Segato, en Guatemala las pensadoras e investigadoras feministas Aura Cumes,Gladyz Tzul Tzul, entre varias otras, proponen una revisión completa de estas ideas que durante varías décadas se mostraron como una teoría general para todas las mujeres sin mostrar el gran sesgo que implicaban y con ello la colonialidad de este tipo de producción feminista. Las invito a descolonizar nuestras ideas del feminismo y a acudir a la releectura que están llevando a cabo desde un feminismo situado voces ocultadas y subalternizada de las "mujeres".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que para aportar no hay necesidad de descalificar los aportes realizados por otras mujeres, es la discriminación y la opresión del patriarcado lo que debemos combatir no a las mujeres que luchan por un mundo mejor, creo que debemos privilegiar el dialogo, la suma, no la resta.

      Eliminar